La carne mechada al estilo andaluz es un plato típico de las regiones del sur de España, que no debemos confundir con la carne desmechada, estilo pulled pork. Hoy desde Carnicerías Juan Ortiz os hablamos de esta delicia de la gastronomía española, que merece la pena probar.

Qué es la carne mechada al estilo andaluz

La carne mechada al estilo andaluz hace referencia a una forma de cocinar la carne, en la cual ésta se rellena con diferentes ingredientes para aportar jugosidad.

Esta técnica, el mechado de la carne, está especialmente indicada para los cortes más magros o con un sabor más suave, ya que les aporta ese toque que les puede faltar.

Por ejemplo, suelen utilizarse bastante el redondo de ternera o la cabecera de lomo, aunque realmente es una receta que se puede aplicar a cualquier carne que aguante cocciones prolongadas.

Ingredientes y formas de preparar la carne

Antes de comenzar a mechar la carne, es importante seleccionar los ingredientes para el relleno o mechado y los utensilios necesarios.

Por un lado, es conveniente hacerse con una aguja de mechar, también llamada mechador. Se trata de un utensilio alargado, que permite agujerear la carne de forma segura y uniforme, al mismo tiempo que se introducen los ingredientes a mechar. Es un «dos en uno», que nos ahorra mucho esfuerzo y tiempo.

Si no tenemos mechador, habría que agujerear la carne con mucho cuidad. Posteriormente, introducir los ingredientes en los agujeros, pero es una tarea mucho más complicada.

Por otro lado, debemos escoger los ingredientes, según nuestros gustos personales. Entre los más utilizados están el tocino, la cebolla, el pimiento, tanto rojo como verde, la zanahoria y las aceitunas. Pero también admite otras opciones como un buen paté, unas pasas u orejones.

Tras mechar la carne, se recomienda meterla en una malla o bridarla bien para que no se salgan los ingredientes del mechado.

Finalmente, solo queda cocinarla, generalmente se guisa con verduritas con las que luego se prepara la salsa que acompañará nuestra carne mechada al estilo andaluz.

Se sirve cortada en rodajas. Puede servirse fría, a modo de fiambre, o caliente, con la salsa deseada.