Hay miles de maneras de preparar la carne. Una de ellas es el empanado, una técnica que encanta a pequeños y mayores. Por eso, hoy desde Carnicerías Juan Ortiz explicamos por qué y cómo empanar carne en casa con éxito.

Cómo empanar carne en casa con los mejores resultados

El empanado de la carne es una técnica culinaria que consiste en recubrir una pieza de carne con una mezcla de pan rallado y otros ingredientes antes de cocinarla.

Este proceso no solo le da un delicioso sabor y una textura crujiente a la carne, sino que también ayuda a retener la humedad y a evitar que se reseque durante la cocción.

Puntos a tener en cuenta

Primeramente, es importante elegir el tipo de carne adecuado para empanar. En general, las carnes más suaves y tiernas, como el pollo o el cerdo, funcionan mejor para el empanado.

Aunque también se pueden utilizar otras carnes, como la de ternera y cordero. Sin embargo, suelen ser carnes más duras, por lo que es posible que necesiten un poco más de tiempo de cocinado para asegurarse de que no queden secas.

El siguiente paso es preparar la mezcla de empanado. Para hacer esto, lo más común es emplear pan rallado, huevos batidos y cualquier otro ingrediente para darle más sabor o textura. 

Por ejemplo, mezclando pan rallado con queso rallado, hierbas frescas, ajo picado o incluso almendras molidas. En este caso, es fundamental mezclar bien los ingredientes para que estén perfectamente distribuidos antes de sumergir la carne en la mezcla.

El panko también es una excelente alternativa, que aporta un toque crujiente muy interesante.

Empanar carne en casa paso a paso

Antes de empanar carne en casa, es importante sazonarla bien con sal y pimienta para resaltar su sabor. También es recomendable secarla con papel de cocina para que la mezcla de empanado se adhiera mejor.

Para empanar la carne, se coloca la mezcla de empanado en un plato plano y ancho. Luego, se sumerge la carne en el huevo batido y se escurre bien para eliminar el exceso.

A continuación, se coloca la carne en el plato con la mezcla de empanado y se presiona suavemente para que se adhiera bien. Después, se le da la vuelta a la carne y se repite el proceso por el otro lado, asegurándose de cubrir completamente la superficie.

Una vez que haya empanado la carne, toca cocinarla. Se puede cocinar en una sartén con un poco de aceite caliente, en el horno o incluso en una freidora.

Es importante asegurarse de que la temperatura del aceite o del horno no sea demasiado alta, ya que esto puede quemar el empanado antes de que la carne esté completamente cocida. Pero tampoco demasiado baja, ya que se empaparía de aceite y no daría buen resultado.

El tiempo de cocinado depende del grosor y el tipo de carne que se esté cocinando, así que es recomendable utilizar un termómetro de cocina para asegurarse de que la carne alcance la temperatura adecuada antes de servirla.

En general, una temperatura interna de 65-70 grados centígrados para las carnes blancas y de 70-75 grados Celsius para las carnes rojas es suficiente.