Existen infinidad de recetas de cordero para preparar en cualquier ocasión. Algunas más sencillas, otras más complicadas. La que os traemos hoy desde Carnicerías Juan Ortiz es de esas recetas comodín con las que acertar y que además es muy fácil de preparar. Hoy cocinamos costillar de cordero a la miel. Tomad buena nota de la receta.

Cómo preparar costillar de cordero a la miel

El costillar de cordero, también conocido como carré, es uno de esos platos que encanta a toda la familia. Estamos seguros de que os gustará esta receta, tanto por su sencillez, como por ese toque dulce tan especial.

Los ingredientes necesarios para preparar el costillar de cordero a la miel, son:

  • 1 costillar de cordero (puede ser lechal o recental) de Carnicerías Juan Ortiz
  • 2 tomates grandes
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 1 puerro
  • 3 zanahorias
  • 120 g de miel de romero
  • 25 g de piñones
  • 200 ml de vino tinto
  • 100 ml de caldo de carne
  • 3-4 ramitas de romero (en su defecto, romero seco)
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimienta negra recién molida

Paso a paso de la receta

El primer paso de este plato es limpiar bien el costillar. Para ello, retiramos la grasa sobrante y dejamos también limpios los huesos de la parte de la costilla.

A continuación, partimos el costillar en grupos de 2 a 4 costillas, dependiendo del número de comensales. Salpimentamos y reservamos.

En una sartén, echamos un chorrito de aceite de oliva y marcamos bien el cordero por todas partes. Reservamos en una bandeja para horno a la que habremos puesto un papel especial de horno.

Ponemos a calentar el horno a 200ºC.

Preparando la guarnición

Utilizando la misma sartén en la que hemos marcado la carne, pochamos las verduras previamente lavadas, peladas y troceadas. Dejamos que ablanden y cuando esté la cebolla dorada, añadimos los piñones y el vino tinto.

Después, dejamos que evapore el alcohol e incorporamos el caldo de carne y las ramitas de romero, dejando que reduzca.

Por otro lado, mezclamos la miel, el romero y un chorro de aceite hasta formar una salsa más o menos consistente. Con ella, pincelamos el costillar

Cuando el horno esté caliente, metemos el costillar y cocinamos durante 5-7 minutos. Lo ideal es poder controlar la temperatura interior, que deberá oscilar entre los 75 y los 80ºC.

Transcurrido el tiempo, sacamos la carne del horno y dejamos reposar unos minutos.

Podemos servir con la guarnición tal cual, o hacer una salsa aprovechando la guarnición y los jugos que ha soltado durante el cocinado.

¡Buen provecho!